EL PUENTE GIRATORIO DE LA ESTACIÓN DE COLLANZO

La línea de Ujo a Collanzo, del ferrocarril Vasco Asturiano fue inaugurada en 1935. La estación de Collanzo, última de la línea, se proyectó en 1925, construyéndose ya en los años 30. Su carácter de estación término le obligaba a la utilización, para las maniobras de los trenes, de un puente giratorio instalado al final de las tres vías de las que constaba la estación. Mediante este elemento la locomotora procedente de Ujo daba la vuelta para colocarse en cabeza del tren saliente.

Estos puentes giratorios se trataban de tramos de vía montados sobre una estructura y que mediante un mecanismo permitían orientar el material móvil en la dirección deseada. A diferencia de las placas giratorias cuya superficie horizontal está enrasada por toda su circunferencia con el resto de la plataforma, los puentes se caracterizaban por estar formado únicamente por un tramo de vía, sustentado por unas vigas que giran dentro de un foso. Así como las placas se usaban para maniobrar vagones, los puentes giratorios generalmente se utilizan en estaciones, depósitos y rotondas para dar vuelta a las locomotoras.

Ejemplos de ambos han sido abundantes en Asturias, aunque el aumento de tamaño de los vagones, la práctica desaparición del tráfico mercante al detalle y la extinción del vapor han significado que este tipo de aparatos hayan desaparecido por completo.

Enlace : http://members.fortunecity.es/puentegiratorio/

 

Paz García Quirós

 Departamento de Difusión y Documentación del Museo del Ferrocarril de Asturias.